Lectura de Gustavo Campos, este jueves 18 de julio, a las 6:30 de la noche, en café Paradiso

Los invitamos a la lectura de Gustavo Campos, este jueves 18 a las 6:30 de la noche, en café Paradiso

Gustavo Campos  es poeta, narrador y ensayista. Nació en 1984 en Honduras. Ha publicado los libros de poesía Habitaciones sordas (Editorial Letra Negra, Guatemala, 2005), Desde el hospicio (Editorial Nagg y Nell, Honduras, 2008), Bajo el árbol de Madeleine (edición digital). Su novela se llama Los inacabados (Editorial Nagg y Nell, 2010)  y Katastrophé (2012).

gustavocampos

Un escritor mirando un mundo que no le satisface

 Jessica Sánchez
El escritor sentado en un muro cualquiera, un tapial lo suficientemente pequeño como para poder, desde allí, recrearse en ese mundo-país en el que vive. Una mirada múltiple nos revela desencanto y miseria. Relaciones rotas e inconexas, perdidas. Las cosas que no pueden ser: Katastrophé.}
Un universo compuesto de tres partes que nos susurra: “En este país nada es posible, tanto en la vida como en la literatura”, a través de la voz de un escritor que se nos antoja joven, desencantado, lleno de experiencias marginales y referencias post-modernas: libros, autores, medios visuales, cine. Mundos virtuales que conviven en espacios fantásticos y reales. Un retrato completamente urbano y globalizado, con la feroz individualidad que concede la existencia en un país, en una ciudad considerada como una de las más violentas del mundo. El escritor languidece y trata desesperadamente de aferrarse a la escritura, a la posibilidad del amor y aun de la locura como tabla de salvación. Y, sin embargo, Katastrophé se presenta como un grito poderoso de insatisfacción ante el deber ser, ante los idearios sociales de la juventud, de los artistas, de los escritores o escritoras.
Katastrophé nos empuja más allá de la sobrevivencia cotidiana, narrando la desdicha de contar con el don de la palabra en estas amadas, temerarias, pero pobres honduras. Es una colección de relatos sobre la soledad propia, esa donde nadie puede acompañarnos. Nada ni nadie apuesta por el arte en este país ingente, donde el oficio de la escritura es visto como excéntrico, estrafalario y continuamente puesto en tela de juicio. Lleno de dudas y entendido solo por aquellos que viven en esta especie de universo paralelo, que curiosamente quieren dejar su legado a quienes persistentemente los ignoran.
Seguimos al escritor que sigue sentado en el muro mirando ese mundo que no le satisface. Podría volar y estrellarse sobre él de la misma forma que podría pararse y abandonarlo. Posiblemente no lo hará, porque está comprometido con ese mundo, porque lo ama o porque sabe que es la única manera de seguir existiendo. Vuelve sobre sus pasos y nos deja la duda. Ese es uno de los inicios.
Jessica Sánchez
Ultimo día de febrero de 2012
(año que se vaticina como el del fin del mundo)

 

Gracias por dejar un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: