RIGOBERTO PAREDES EN CINCO POETAS HONDUREÑOS, 1981

Poemas de Rigoberto Paredes publicados en Cinco poetas hondureños

Selección y prólogo de Hernán Antonio Bermúdez

Primera Edición, 1981

Editorial Guaymuras, Tegucigalpa Honduras

Estos textos nos develan una característica de la voz poética de Paredes: cada uno de sus libros fueron lentamente gestados. El caso más claro es el de Irreverencias y Reverencias, publicado con el sello editorial de Paradiso en 2014, el cual es citado aquí como una de los poemarios que el poeta venía preparando desde la década del 80 . Para entonces Hernán Antonio Bermúdez escribió acerca de la obra del poeta:

“Rigoberto Paredes es el que cuenta con un mayor volumen de obra publicada: En el Lugar de los hechos, 1974, y Las cosas por su nombre, 1978. Su poesía crece, dejando de lado todo lo que le es ya inútil. El tinte amargo de estos libros le ha abierto paso en sus últimas creaciones a un erotismo gozoso que pareciera apelar a una abstracción cada vez mayor para expresarse” páginas 6-7

DAGUERROTIPO

siempre mirando abajo

como si algo buscaras (ciegamente)

tu espumosa a punto de caer

no toca fondo

y ondea memorable como en tus buenos tiempos

también tus manos

viejo algo buscaron

caricias bronca vainas o quehaceres

siempre las vi lanzando la primera piedra

o haciéndose dos llamas cuando hablabas

ahora están allí

ajenas improbables otras manos

(ochentintantos años bien rentados

en lucha cuerpo a cuerpo con la vida

pienso que te moriste

ciudadano

porque ya no tenías otra cosa posible)

qué difícil es ya reconocerte

la memoria y sus aguas han gastado tu traje

tu abundante barriga

tus asuntos menores

de veras que no hay modo de saber dónde duele

aunque parezca que lo estás diciendo

un extraño paisaje asoma a tus espaldas

desperdicios de insectos

telarañas

cierto color sanguíneo

sobrevolando a solas tu inútil abolengo

la llovizna del tiempo azota tu mirada

y tu orgulloso porte va sabiendo

que también se envejece

en las fotografías.

 

 

(de Las cosas por su nombre)

 

QUERIDOS AMIGOS

tomo el papel el lápiz las palabras

y grabo algunos nombres en la dura corteza de los días

luego digo repito varias veces

la realidad es el principio de todas las cosas

hasta hacer que el país por hoy lejano

arda como una brasa entre los cuencos de la memoria

todo esto para ondear por ustedes

las señales de vida que los tiempos reclaman

y acercar a sus ojos una brizna de voz anudad al mejor de mis abrazos

por lo demás

no es mucho lo que puedo informarles

sólo que sigue en pie y sobre todo a prueba de ranuras

aquel deber furioso de cambiar este mundo así sea a versasos

quiero insistir como antes en algo que también nos llevó a ser amigos

la irrompible certeza

de jamás zambullirnos en le frágil espejo de las vacilaciones

de no ahogar bajo el miedo

el grito que debemos poner sobre la llaga

ni de echar al vacío las piedras del escándalo

nuevamente compruebo que el pasado nada tiene que ver con ese basural

de recuerdos de infancia y lugares vecinos

vean nomás cómo en unas palabras recién hechas

cabemos todos juntos

y volvemos

a andar sobre las aguas lodosas de los barrios natales

a matar con el cuento del pan y de los peces nuestras hambres comunes

a dejarnos clavar en la cruz ardorosa de una marylin Monroe

y todos esos fuegos que inventamos A de C

(quién de nosotros no ha sabido extraer de estas mansas hazañas

la pasión laboriosa o el amor necesario a todo aprendizaje de la vida)

siento que algo indecible estremece estas líneas

puede ser la ternura

o más bien la poesía nuestra furia en palabras

esa virgen mujer de mil sexos voraces como bien lo dijera uno de ustedes

pero no es el momento de hacer guiños al alma

mejor grabo sus nombres en la dura corteza de los días

y les digo hasta luego no se dejen morir no hagan las paces

sigan siendo hasta tanto los justos condenados a impaciencia perpetua

y esto más

              escrivivan

 

(de Las cosas por su nombre)

 

 

 

EPITAFIO (1892-1938)

murió

en París

con aguacero

y todavía

no escampa

 

(de Irreverencias y reverencias)

DISCURSO PARA NUNCA INGRESAR A LA ACADEMIA

distinguidos

ilustres sabios hondos

prominentes eminencias

(ancianos malhablados malpensados)

os enseño

mi lengua

poco limpia

nada fija

y menos esplendorosa

porque es más real

que la vuestra

 

 

(de Irreverencias y reverencias)

 

 

 

COMO UNA ELEGÍA

 

mamá ya tiene canas malhumor y biznietos

se levanta más tarde

confunde días y fechas

habla sola

oye menos

se le quema el arroz

no ve sin los anteojos

se sabe de memoria

las telenovelas

camina a duras penas

y sólo sale a misa

 

señora

(piedra viva

en mitad del camino de la muerte)

yo la quiero

como a una quinceañera

 

 

(de Irreverencias y reverencias)

 

EL TURNO DEL OFENDIDO

 

Yo que creía en todo .

En todos R. DALTON

 

Aquí están

(vivitos y peleando)

la María Tecún

el brujo Juan Cunjama

Karl Marx

César Vallejo

Mariano el músico

tu amigo Carlos Jurado

y todos

los armados herederos

de tu vida y obra

para que sea tu muerte

así como dijiste

un sueño más

un despertar simplemente aplazado

 

(de Irreverencias y reverencias)

 

MONTE DE VENUS

tierra fértil

bañada por la miel

de un lago legendario

buena

para el cultivo

del gusto

del tacto

del olfato

rica

en secretos yacimientos

de donde ciertos héroes

extraen el metal de su armadura

campo de juego y de retozo

orilla del oleaje

que estalla

bajo sábanas

este es el monte

lugar a donde todos los caminos llevan

 

(de Canciones de cama)

EL REPOSO DEL GUERRILLERO

estoy

del lado

de los que no duermen

por tumbar al más odioso de los tiranos

y echar por tierra sus delirios de grandeza

basta hacer morder la polvareda

del carro de la historia

pero

esta noche

amor

quiero tenderme a tu costado

 

(de Canciones de cama)

POETICA

bájalos

de esa torre

escóndeles

la musa

espanta

sus fantasmas

ábreles

los ojos

(o limpia sus anteojos)

para que vean

más allá

de la página de la máquina del escritorio

no te dejes

no los dejes

pronunciar tu nombre

en vano

y en vez de alcahuetear sus licencias poéticas

exígeles los actos

alusivos a sus palabras

 

(de Irreverencias y reverencias)

 

 

LUNA DE MIEL

los vencidos

moribundos amorosos

(coyotes corazón quemado)

la contemplan

a oscuras

entre ruinas

en el pozo

vacío

de la cama

 

 

(de Canciones de cama)

ARS EROTICA

como un mar bocabajo

o como una batalla decisiva

es el amor

sencillamente como dos cuerpos juntos

bienheridos por tibio relámpago del alba

como un río que viene de regreso

o como una ciudad en primavera

es el amor

sencillamente una mujer y un hombre

como mar o batalla o río o primavera

 

(de Canciones de cama)

EN LA TORRE DE MABEL

cuando estoy

allí

adentro

no hallo

qué decir

salen

sobrando

las palabras

y se traba

mi lengua

en un quejido

 

(de Canciones de cama)

 

 

 

FABULA

sus alas

como brazos

su plumaje

como ancha cabellera

su canto

como un nombre

su vuelo

como el gesto nervioso

de tus piernas

cuando voy yo por ti

de cacería

 

mi ave

o María

 

(de Canciones de cama)

 

 

CRIA CUERVAS

conocí

a una muchacha

experta en hacer el amor

platónico

aquello no tenía

pies y cabeza

era como clamar

por una gota de agua

debajo de la tormenta

pero gozábamos

a mares

con el puro retozo de miradas

a ras de cama

(sin perder el equilibrio)

hasta que una noche

en que me dio por desnudarla

con los ojos

nos perdimos de vista

 

(de Canciones de cama)

 

 

Gracias por dejar un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: