El poeta no muere

Los poetas no se mueren nunca -y menos
si los matan:es ley de la vida y también
de la muerte. En todo caso
se convierten en fantasmas muy tenaces.

Los verdugos lo saben en carne propia
porque cada letra del poeta,
cada palabra suya, cada verso limpio,
les pega como una bofetada.
La única eternidad posible será
la que conceda la poesía.

 

Eliseo Alberto

Gracias por dejar un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: