ELEGÍA PARA IRIS. Anarella Vélez Osejo

4

a Iris Suyapa Pineda Van Dyke, mi
amiga.

Te sueño
con guirnalda de laurel coronada,
como aquellas griegas,
en un boscaje de lirios y de helechos.
La amistad para ti fue templo elegido,
fuimos dos lunas en el mismo cielo,
idénticas y distintas,
apacibles, cercanas,
espejos mágicos la una de la otra,
más sencilla que el pan de cada día.

Nuestro afecto perlado de gotas de mar,
amparado por tu mirada acompasada y divina,
por el oro acrisolado de tus ojos,
buscó siempre la fragancia de lo eterno,
el egoísmo, la traición: campos vedados,
conociste y amaste,
como Dido a Eneas.
Hermética ante la hostilidad,
sorecense en la desdicha,
percibiste a nuestras ancestras,
confidente estoica,
que mi amor por ti,
trascienda a nuestros días.

Anarella Vélez Osejo (del poemario inédito Iluminadas)

Ilustración de Rigoberto Paredes Vélez

A %d blogueros les gusta esto: