Paradiso te invita a la presentación del poemario Sol Noctámbulo de Alejandra Flores Bermúdez, viernes 29 de junio a las 7:00 pm

Posted in Uncategorized on junio 25, 2018 by paradisoblog

Anuncios

Melissa Rivera, una artista de la plástica en búsqueda de la libertad

Posted in Uncategorized on junio 15, 2018 by paradisoblog

Paradiso

Melissa Rivera, una artista de la plástica en búsqueda de la libertad

Anarella Vélez

“Es un arte figurativo que codifica una expresividad muy vívida por medio del trazo del pincel y el color. La aparente claridad de las imágenes que crea —un lenguaje en el que la precisión de sus detalles y la nebulosidad periférica le debe mucho a lo onírico— encierra en realidad una urgencia de movimiento, de indagación; invita a escrutar lo primario, los motivos y las fuerzas fundamentales de la vida, y a explorar nuevos significados partiendo de lo que percibimos en su lienzo”.

Rigoberto Andrés Paredes

Melissa Rivera Nació el 19 de agosto de 1983 en Tegucigalpa.
Estudió la primaria en la escuela Federico Froebel, la secundaria la cursa en el Instituto San Francisco y el Instituto Jesús España Milla Selva. Su formación en artes plásticas la hizo en la Escuela Nacional de Bellas Artes, ENBA, sin embargo…

Ver la entrada original 334 palabras más

Melissa Rivera, una artista de la plástica en búsqueda de la libertad

Posted in Uncategorized on junio 14, 2018 by paradisoblog

Melissa Rivera, una artista de la plástica en búsqueda de la libertad

Anarella Vélez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Es un arte figurativo que codifica una expresividad muy vívida por medio del trazo del pincel y el color. La aparente claridad de las imágenes que crea —un lenguaje en el que la precisión de sus detalles y la nebulosidad periférica le debe mucho a lo onírico— encierra en realidad una urgencia de movimiento, de indagación; invita a escrutar lo primario, los motivos y las fuerzas fundamentales de la vida, y a explorar nuevos significados partiendo de lo que percibimos en su lienzo”.

Rigoberto Andrés Paredes

Melissa Rivera Nació el 19 de agosto de 1983 en Tegucigalpa.
Estudió la primaria en la escuela Federico Froebel, la secundaria la cursa en el Instituto San Francisco y el Instituto Jesús España Milla Selva. Su formación en artes plásticas la hizo en la Escuela Nacional de Bellas Artes, ENBA, sin embargo, se retiró para seguir estudios en la carrera de Letras de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH.

Me comenta que su aproximación a las artes comenzócon la literatura, cuando leyó Tierras Mares y Cielos, de Juan Ramón Molina, libro que guardaba en su biblioteca su padre.   Desde entonces sintió la necesidad de dibujar los versos que leía, contaba 8 años de edad y así fue como supintura tiene como punto de partida un verso, luego desarrolla un boceto en su ideario para concluir en el lienzo, los tres pasos forman parte del mismo proceso creativo y los tres son importantes e inseparables.  Para ella el dibujo es el puente entre las letras y el color.

La pintura de Melissa Rivera es fuerte, profunda y resistente como ella misma.  Obra violenta y totalmente radical. La temática que esgrime es de critica permanente al sistema, así se reafirma como mujer y en esa condición se reinventa día a día, para enfrentarse con más fuerza al mundo, hacer crecer a su hija y a su hijo, actividades que combina con su militancia revolucionaria. Trabajadora incansable, elabora sistemáticamente tanto su obra pictórica como la literaria y por supuesto deja sus más rebeldes versos y sus radicales pinturas a las futuras generaciones.

En Paradiso hemos visto el crecimiento plástico y estético de Melissa como una experiencia maravillosa. Su trabajo nos ha permitido reflexionar acerca de la fascinante relación entre las artes, la encontramos vital e inconformista, madre y artista, reivindicadora de la libertad de las mujeres. La descubrimos enérgica y productiva con grandes posibilidades para seguir desarrollando su propuesta plástica.

Sin duda la propuesta de Melissa es innovadora por su permanente experimentación con técnicas pictóricas y el uso de diferentes materiales.  Su arte no deja de evolucionar y de sus cuadros brota un realismo con connotaciones mágicas con las que ha logrado crear un concepto simbólico muy propio y personal. Nos congratulamos la puesta en escena la plástica de esta artista hondureña

 

Paradiso, 12 de junio de 2018

Cine Club Maria Luisa Bemberg en Café Paradiso, martes 27 de marzo, 6:00 p.m.

Posted in Uncategorized on marzo 27, 2018 by paradisoblog

 

María Luisa Bemberg nació en Buenos Aires; 14 de abril de 1922 y falleció en la misma ciudad el 7 de mayo de 1995, ha sido la directora de cine y guionista argentina que más se destacó como directora de películas cuyas temáticas son un referente para pensar la emancipación y reivindicación de las mujeres. Su película Camila, fue elegida para competir por el Premio Óscar como mejor película extranjera, una de las siete películas que accedieron a una candidatura en la historia del cine argentino. Fue una tenaz activista del feminismo y una de las fundadoras de la Unión Feminista Argentina lo que la lleva a realizar un arte vinculado a la problemática de la mujer.

Reproducimos parcialmente la nota biográfica de: https://mujeresparapensar.wordpress.com/2007/12/10/maria-luisa-bemberg/

María Luisa Bemberg

maria-luisa-bemberg.jpg 14/04/1922 – 10/05/1995

Cineasta feminista de renombre internacional y primerísima figura del cine argentino, también de gran relevancia en el teatro, siendo fundadora y productora del Teatro del Globo en Argentina. A pesar de haber sido educada bajo un régimen estricto, sumamente religioso y en años en los que la mujer no tenía posibilidades de desarrollo reales, su espíritu revolucionario excedió el prototipo de mujer de la época. Su disciplina y su gran interés por la lectura hicieron de María Luisa una verdadera autodidacta.

María Luisa Bemberg nació en Buenos Aires en una de las familias más ricas y poderosas del país, entre otras cosas propietarios de la Cervecería Quilmes y opositores declarados contra Juan Domingo Perón.Se casó a los 20 años y a los 30 ya estaba divorciada con cuatro hijos. En 1949 comenzó a trabajar como empresaria de espectáculos teatrales y fundó el Teatro del Globo con Catalina Wolff.

Fue feminista activa. Además de ser una de las fundadoras de la Unión Feminista Argentina, María Luisa fue una de las co-fundadoras del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, organizado por mujeres artistas y creadoras. Su cine está profundamente vinculado a la problemática de la mujer. Sus relatos se desarrollan en forma de fábulas, tragedias o parodias, con gran sensibilidad y sentido crítico, ya sea basadas en su vida, la literatura argentina, o la historia.

Escribió la obra teatral La margarita es una flor, que usó como base para el guión de la película Crónica de una señora, (1970), de gran éxito de crítica y público. En 1975 escribió Triángulo de cuatro. En 1972 escribió produjo y dirigió su primer cortometraje El mundo de la mujer y en 1978 el segundo Juguetes. Cuando el gobierno quiso censurar su trabajo decidió ir a estudiar a la academia de actores de Lee Strasberg en Nueva York.
Además de haber sufrido la censura militar, María Luisa se dio cuenta de que ningún hombre se interesaría por la conciencia femenina de la manera y con la profundidad en que ella quería abordarla, y alrededor del año 1980 comenzó su propia empresa de producción junto con Lila Stantic con el nombre de GEA Cinematográfica. También fue muy conciente de que si ella misma no se costeaba sus propios proyectos, nunca podría hacer cine. Con GEA negoció su primera co-producción con España. Escribió varios guiones para largometrajes que llevó al cine, entre ellos Señora de nadie (1982). Con la colaboración de Marcelo Pichón Riviere, escribió el guión de Momentos en 1981. En 1983, escribió y dirigió Camila, basado en la trágica vida de Camila O’ Gorman, en colaboración con Beda D’Ocampo Feijoo y Juan B. Stragnaro. Esta película, producida en 1984, le trajo gran reconocimiento internacional y convirtió a María Luisa en una de las primeras cineastas latinoamericanas de gran éxito. Camila fue nominada al Oscar como mejor film extranjero en 1985.

En 1986 escribió Miss Mary con la colaboración de Jorge Goldenberg: tal vez su historia más íntima que relata algunos aspectos de su vida, su niñez y adolescencia así como la clase social a la que perteneció. En 1990 escribió, junto a Jorge Goldenberg y Antonio Larreta, Yo, la peor de todas, basada en el libro de Octavio Paz sobre la vida de Sor Juana Inés de la Cruz. Dentro de la temática de género que trabajó María Luisa, tanto Camila como Yo la peor de todas fueron inspiradas por biografías de mujeres excepcionales. María Luisa dijo: “Camila pierde su vida como Sor Juana pierde su espíritu, no la queman, pero le queman las alas”.

En 1992 escribió junto a Jorge Goldenberg De eso no se habla basado en el cuento homónimo de Julio Llinás. En 1995 colaboró como intérprete en la película La balada de Donna Helena , dirigida por Fito Paéz . El último guión escrito por María Luisa Bemberg “Un extraño verano” basado en el cuento “El Impostor” de Silvina Ocampo lo comenzó alrededor del año 1994, antes de que se diagnosticara su enfermedad. Al morir “Un extraño verano” pasó a manos del equipo de trabajo que colaboró con la directora, entre los que se destaca Alejandro Maci y Jorge Goldenberg. Filmado en 1997 con el título El impostor y dirigido por Alejandro Maci, obtuvo el Segundo Premio Coral a mejor película del año, el Premio Coral de Fotografía y el Premio Coral de Dirección artística del Festival de Cine de La Habana.

Como figura inspiradora para toda una generación de cineastas, además del movimiento feminista Argentino, años más tarde se le preguntó cómo se definía y respondió: “Como una persona que viene de un largo camino, muy arduo y muy solitario.” A partir de su muerte en 1995, las películas de María Luisa Bemberg continúan siendo estudiadas por académicos y críticos de cine, así como estudiosos de los temas de género. También sus películas se siguen presentando en innumerables festivales y retrospectivas. Su trabajo continúa inspirando monografías, estudios para maestrías y doctorados.

“Hice una introspección acerca de la manera en que yo podía,
de alguna manera, intentar modificar la conciencia colectiva de mi país.”
M.L. Bemberg

“Desde mi infancia, sentí una gran frustración, por los dobles valores que se aplicaban a mí y a mis hermanos. Sentía una gran rebeldía y se manifestó especialmente luego de leer El Segundo Sexo de Simon de Beauvoir, que fue como una explosión en la mente de la mayoría de las mujeres de mi generación. Nunca podré expresar mi agradecimiento a ese libro. Fue como un presa que se abrió”. M.L. Bemberg

“Hace años llevo una libreta donde apunto las cosas que los hombres han dicho de las mujeres. Es terrible, desde el Génesis a Ernesto Sábato, de Ortega y Gasset a Henry Miller…” M.L. Bemberg

“De niña no iba al cine. Sólo se me permitía ir una o dos veces al año. Tuve una infancia horrible, donde todo lo que importaba eran mis modales. Tuve poco afecto y un padre muy poderoso que leía las noticias de la bolsa y me hablaba a través de una institutriz. Mi madre era la típica matrona argentina de origen español, muy educada pero sola. Cuando me volví cineasta, traté de vengarla y evitar ser como ella”. M.L. Bemberg

 

 

 

La poesía de Rebeca Becerra en Paradiso, el jueves 12 de abril, 7:00 pm

Posted in Uncategorized on marzo 27, 2018 by paradisoblog

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Camila, poemario de Rebeca Becerra[1]

Anarella Vélez

 

Los poemas breves de Rebeca Becerra en Camilaprobablemente son, hasta ahora, la mejor expresión de su genio, amor filial y mirada mágico realista del propio entorno, poemario que la confirman como uno de los nombres más importantes de la generación de los 85-2000, a la cual pertenecen, entre otras y otros, Lety Elvir, Diana Vallejo, Francesca Randazzo, Rubén Izaguirre, Fabricio Estrada. Estos textos cortos  están vertebrados por una sensibilidad que explora los más íntimos sentimientos maternales, y ofrecen una  visión poética del amor filial.

Sin duda existen varias rutas para acceder al conocimiento de las emociones que despiertan la maternidad, una de ellas es la poesía. Aquí Becerra organiza los símbolos, el lenguaje bucólico, artísticamente para acercarnos a su propia experiencia y lo logra con  una poesía en la que el ritmo fluye en cada línea del poema.

En Camilael tema del afecto por la hija es tratado con una riqueza  de fantasía y aquí el amor maternal es percibido por la autora con una fuerza máxima, en los que aparecen el paisaje comprimido en breves poemas con los que nos aporta una alegría por vivir, a pesar la conflictiva época en la que le ha tocado vivir.

Becerra visibiliza la existencia de un caudal lirico deslumbrante tanto por la articulación de una voz creadora que se apropia de la palabra como vía para plasmar su vivencia personal de la ternura materna como por la sensibilidad que le permite penetrar en sí misma para acercarse de manera muy particular a una temática explorada en sentido inverso, el amor a la madre, generalmente descrito por hombres con bastante libertad:

“Camila se levanta con la sombra de la luna./ Afuera el viento abre sus brazos juguetones./ Ella se despereza y sacude el cabello/ adornado de estrellas,/ sopla con su boquita de jarro/ a los murciélagos haraganes de los árboles. “ proclama Rebeca
Becerra, en una explosión de afección y magia que impulsa la escritura y la atraviesa.

Rebeca se sabe creadora y tiene la palabra, su voz nos conquista por sus posibilidades infinitas: 5. Otra Camila, de un lugar lejano, / con sus manos tejió una cesta. / Los limones viejos / se deslizan por los caminos / que ha trenzado el viento. / Entran en la cesta como en una cuna / y se quedan quietos,  / como niños tiernos. / Volverán otro día en forma de semilla, / se alimentarán de la tierra. / Volverá otra vida, / otros limoneros / a revolotear sobre otro pelo.

Despojo del yo íntimo, atrapa su voz interior y escapa de la enajenación y el expolio de la que suelen ser víctimas nuestras creadoras. También tiene la suerte de evitar que su poesía refleje el drama cruento que vive Honduras y toma distancia de la verbalidad que pretende identificarse con la realidad sin mediaciones.  En estos versos de Becerra no hay lugar para las dudas. Ama y no es cauta a la hora de transmitirnos otro modo de andar por este mundo, preguntándonos por las alegrías y los desvelos de quienes amamos filialmente.

Sin duda alguna con Camila Rebeca logra una especie de resistencia espiritual, adquiere un poder transformador con la palabra, aquí, en este país que pareciera negarle la entrada a la libertad, nos trasforma el ánimo y nos reafirma en la necesidad de buscar el modo en que la rosa  derribe muros. Su poesía nos hace ver  en medio de esta comunidad de ciegos, de violentos. Esta poesía surgida en tiempos de penuria de la palabra nos devuelve la certeza de que la poesía reside en los linderos del lenguaje,  y domestica la realidad para sumergirse en la mitología y por ello nos cambia la vida.  Gracias querida poeta por tu legado.

 

 

[1]Rebeca Ethel Becerra Lanza, poeta hondureña nacida en Tegucigalpa en el año de 1970. Licenciada en letras con orientación en literatura por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Fue miembra del taller de poesía “Casa Tomada” entre los años de 1992 y 1994. En 1992 recibió el premio  de Poesía Hugo Lindode El Salvador por su libro denominado Piedra y Luna. Publicó Sobre las mismas piedras (2004); Palabras del aire (2006); Persuación de las cosas (2016) y Camila (2017) Piedra y Luna, Tiempo Adentro, inéditos.

Marlon Avila: Este viernes 16 de marzo, 7:00 pm

Posted in Uncategorized on marzo 15, 2018 by paradisoblog

Rigoberto Paredes, notas para una biografía

Posted in Uncategorized on marzo 11, 2018 by paradisoblog

 

 

 

 

 

 

 

RIGOBERTO PAREDES

Anarella Vélez Osejo

Rigoberto Paredes (Trinidad, Honduras, 26 de abril de 1948 – Tegucigalpa, Honduras, 9 de marzo de 2015), es uno los intelectuales más prominentes de Honduras y uno de los escritores señeros de nuestra tradición poética, sin embargo, y en contraste, también es uno de los menos conocidos para el público hondureño.

Rigoberto Estudió Letras en la Escuela Pedagógica Francisco Morazán de Tegucigalpa; Filosofía y Letras en la Universidad Javeriana de Colombia y, una vez exilado en Barcelona, entre 1982 y 1986, realizó estudios de posgrado en literatura. En esta ciudad compartió sus actividades literarias con los más importantes escritores latinoamericanos radicados en Europa por aquellas fechas:  Julio Cortázar, Eduardo Galeano, Roberto Armijo, entre otros y otras.

Sin duda alguna Paredes trasciende y signa la poesía escrita en Honduras a partir de la segunda mitad del siglo XX, justamente en el país que presenta el panorama menos prolífico y más desconocido de la región. En su andadura supera una tradición que no pasaba de ser una irregular yuxtaposición de obras y autores. En ese proceso de búsqueda y cuestionamiento del promiscuo ejercicio de modelos románticos, costumbristas o modernistas, encara la necesidad de concebir un sistema estético literario de valedera impronta más allá de las fronteras locales.

Para imponerse a las dificultades estructurales del opresivo estado embrionario de nuestra sociedad se une l a los grupos literarios Tawanka de Tegucigalpa y Punto Rojo de Colombia. En consonancia con esta determinación  es co-fundador de varios  proyectos editoriales, entre los que cabe mencionar la  Editorial Guaymuras, Editores Unidos y Ediciones Librería Paradiso, así como de las revistas Alcaraván, Paradiso,  Imaginaria, Astrolabio y Galatea, entre otras. Así mismo, participó en la fundación de los periódicos Letra Libre, La Nueva República y Vamos Pueblo.

Su tesonero trabajo   es relativamente reconocido en su país natal, en donde fue galardonado con el premio   It-zamná de Literatura, otorgado en 1983 por la escuela Nacional de Bellas Artes  y el Premio Nacional de Literatura Juan Ramón Molina (2006). Finalista en los Certámenes internacionales de poesía de Casa de Las Américas (Cuba), EDUCA (Centroamérica) y Plural (México).

Leal a su compromiso con la poesía, participó en recitales personales y colectivos, organizados, muchos de ellos, en el contexto de festivales, en Honduras, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, México, Colombia, Argentina, Chile, Estados Unido de América, Canadá,  Madrid, Francia,   y  otros países del mundo.

Paredes estableció,  siendo aún muy joven, relaciones entrañables con los poetas de la región centroamericana, particularmente con Roberto Armijo, como lo muestra su estancia en París en 1980, periodo durante el cual prepararon la Antología de Poesía Contemporánea de Centroamérica.

La extensa creación de Paredes transita por temas, metáforas y ritmos que muestran su profunda identidad con la tradición poética de América Latina. El eje semántico que domina su poesía es la ironía. Ironiza el amor, la muerte, el desamor, la soledad y la poesía misma.

Irreverencias y Reverencias confirma a Rigoberto Paredes como la primera figura de la escena literaria hondureña pos moderna, poesía que tiene el efecto conmovedor de una marejada en proceloso mar. Poesía de ruptura con la retórica que nos aleja de la substancia y de la verdad, poesía que expresa su lealtad con la vida.

Con el poemario  IRREVERENCIAS Y REVERENCIAS (2015) Rigoberto Paredes alcanza cuatro décadas de trabajo literario, serio y creativo, lapso en las que recoge la herencia de sus antecesores y logra una voz de extraordinaria factura, y nos confronta con el escritor que ejerció permanentemente el oficio de poeta, cuyas imágenes de la vida, del amor, del dolor, de la poesía misma. están tomadas de la realidad y la literatura, en una relación esencial, vital, en la que resignifica la experiencia.

Paredes fue Hijo de Mercedes Fernández Fajardo y Antonio Paredes Regalado. Contrajo matrimonio con la historiadora hondureña Anarella Vélez Osejo el 12 de diciembre de 1986, con quien procreó dos hijos: Rigoberto Andrés y Fernando Antonio Paredes Vélez.

Obras publicadas: En el Lugar de los hechos (1974); Las cosas por su nombre (1978); Materia prima (1987)Fuego lento (1989)La estación perdida (2002); Obra y Gracia (2005 y en una segunda edición en 20017); Segunda Mano (2011 y en una segunda edición en 2017),  Lengua Adversa (2012 y en una segunda edición en 2017),  Partituras para cello y caramba (2013), Irreverencias y Reverencias (2014).  Es coautor, junto con Roberto Armijo, de la antología Poesía contemporánea de Centroamérica, publicada en Barcelona.

Su obra ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, italiano y portugués.

 

RIGOBERTO PAREDES

Anarella Vélez Osejo

Rigoberto Paredes (Trinidad, Honduras, April 26, 1948 – Tegucigalpa, Honduras, March 9, 2015), is one of the most prominent intellectuals in Honduras and one of the outstanding writers of our poetic tradition, however, and in contrast, he is also one of the least known to the Honduran public.

Rigoberto studied Literature at the Francisco Morazán Pedagogical School in Tegucigalpa; Philosophy and Literature at the Javeriana University of Colombia and, once exiled in Barcelona, ​​between 1982 and 1986, he did postgraduate studies in Literature. In this city he shared his literary activities with the most important Latin American writers based in Europe at that time: Julio Cortázar, Eduardo Galeano, Roberto Armijo, among others.

Undoubtedly, Paredes transcends and leaves his signature in the poetry written in Honduras from the second half of the twentieth century, precisely in the country that presents the least prolific and most unknown landscape of the region. In his journey, he overcomes a tradition that was nothing more than an irregular juxtaposition of works and authors. In this process of searching and questioning the promiscuous exercise of romantic models, traditional or modern, he faces the need to conceive an aesthetical literary system with a valid mark beyond local boundaries.

In order to overcome the structural difficulties of the oppressive embryonic state of our society, the literary groups Tawanka from Tegucigalpa and Punto Rojo from Colombia are united. In keeping with this determination, he is the co-founder of several publishing projects, including the Editorial Guaymuras, Editores Unidos and Ediciones Librería Paradiso, as well as the magazines Alcaraván, Paradiso, Imaginaria, Astrolabio and Galatea, among others. Likewise, he participated in the foundation of the newspapers Letra Libre, La Nueva República and Vamos Pueblo.

His tenacious work is relatively recognized in his native country, where he was given the Award in Literature, It-zamna, also awarded in 1983 by the National School of Fine Arts and the national Award in Literature, Juan Ramón Molina (2006). Finalist in the international poetry competitions of Casa de Las Americas (Cuba), EDUCA (Central America) and Plural (Mexico).

Loyal to his commitment to poetry, he participated in personal and collective recitals, organizing many of them, in the context of festivals in: Honduras, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Mexico, Colombia, Argentina, Chile, United States of America, Canada, Madrid, France, and other countries of the world.

Paredes established, still very young, close relationships with the poets of the Central American region, particularly with Roberto Armijo, as shown by his stay in Paris in 1980, a period during which they prepared the anthology “Poesía Contemporánea de Centroamérica”.

The extensive creation of Paredes transits by themes, metaphors and rhythms that show his deep connection with the poetic tradition of Latin America. The semantic axis that dominates his poetry is irony. He ironizes love, death, indifference, loneliness and poetry itself.

“Irreverencias & Reverencias” confirms Rigoberto Paredes as the first figure of the post-modern literary scene in Honduras, poetry that has the poignant effect of a swell in stormy sea. Poetry of rupture with the rhetoric that takes us away from substance and truth, poetry that expresses its loyalty to life.

With the collection IRREVERENCIAS & REVERENCIAS (2015) Rigoberto Paredes reaches four decades of literary, serious and creative work, a period in which he collects the legacy of his predecessors and achieves an extraordinary voice, and confronts us as the writer who permanently exercised the office of poet, whose images of life, love, pain, of poetry itself are taken from reality and literature, in an essential, vital relationship, in which they resignify experience.

Paredes was the son of Mercedes Fernández Fajardo and Antonio Paredes Regalado. He married the Honduran historian Anarella Vélez Osejo on December 12, 1986, with whom he had two children: Rigoberto Andrés and Fernando Antonio Paredes Vélez.

Published works: En el Lugar de los Hechos (1974); Las Cosas por su Nombre (1978); Materia Prima (1987); Fuego Lento (1989); La Estación Pérdida (2002); Obra & Gracia (2005, second edition in 2017); Segunda Mano (2011, second edition in 2017), Lengua Adversa (2012, second edition in 2017), Partituras para Cello & Caramba (2013), Irreverencias & Reverencias (2014). He is co-author, along with Roberto Armijo, of the anthology “Poesía Contemporánea de Centroamérica”, published in Barcelona.

His work has been partially translated into English, French, Italian and Portuguese.